Coronavirus: ¿puede un contrato verse alterado por la imprevisibilidad de la situación?

coronavirus contratos

¿Puede trascender la crisis sanitaria que vivimos al ámbito económico de tal manera que afecte a las relaciones contractuales existentes?

Que los contratos están para cumplirlos, además de ser una máxima social, es algo que está especial y pacíficamente estipulado en nuestro Código Civil, concretamente en el llamado Principio de ‘Pacta Sunt Servanda’ que consagran los artículos 1091 y 1258.

Efectivamente, las obligaciones que establecen los contratos tienen fuerza de ley entre las partes y los contratos obligan a lo pactado y a las consecuencias que, de acuerdo a ellos, sean conformes a la buena fe, al uso y a la ley.

Esta no deja de ser una manifestación del Principio de Seguridad Jurídica que ofrece nuestra Constitución y que en el seno de un Estado de Derecho consagra la certidumbre de las partes en el seno de las transacciones económicas y contractuales.

¿Qué ocurre, sin embargo, si existe un acontecimiento que por su imprevisibilidad y por su gravedad, altere la situación económica existente a la firma del contrato?

No es necesario abundar en la gravedad que desde el punto de vista de salud pública supone la crisis sanitario generada por el COVID-19. Pero, ¿puede suponer dicha crisis un hito que, por sus efectos, trascienda al ámbito económico de tal manera que afecte a las relaciones contractuales existentes?

Existe un Principio Jurídico en nuestro derecho llamado ‘Rebus Sic Stantibus’, expresión procedente del latín que viene a decir algo así como: ‘Estando así las cosas’, en virtud del cual las estipulaciones contractuales establecidas en las circunstancias que concurran en el momento de la firma del contrato, pueden dar lugar a modificaciones siempre que dichas circunstancias se alteren.

La Sentencia del Tribunal Supremo de 30 de Junio de 2014 vino a establecer una serie de requisitos para la aplicación de este principio, siempre de manera restrictiva y en línea con la realidad social:

  • Que se acredite un presupuesto general de alteración de las circunstancias económicas, esto es, una crisis económica con una entidad muy marcada, es decir, con efectos profundos y prolongados, como un hecho notorio.
  • Que dicho presupuesto general, la crisis económica, tenga una especial incidencia en el sector económico del contrato en cuestión.
  • Que dicha incidencia esté relacionada específicamente con las bases del contrato.
  • Que las circunstancias acaecidas fuesen imprevisibles.
  • Que todas estas circunstancias vulneren el equilibrio entre las partes contractuales.

Que dichas circunstancias sean aplicables a la crisis del Coronavirus, se constatará de acuerdo con la profundidad y la prolongación de dicha crisis, pero sin lugar a dudas, dicho principio excepcional puede ser una fórmula para ajustar las realidades contractuales a una situación grave e imprevisible.

Porque trabajar bien y en las condiciones adecuadas es tu derecho, en Civil Four luchamos para que tomes las decisiones adecuadas en relación con la defensa de tus derechos e intereses laborales.

Si necesitas más información o alguna gestión relativa a derecho laboral no dudes en contactar con nosotros.

Eugenio Luque (c4@civilfour.com)


Etiquetas: , , , , ,

Comparte este artículo

También en el blog

19 Ene 2023

¿Debe incluirse la indemnización por despido en el activo de la sociedad de gananciales?

El matrimonio, como casi cualquier acto jurídico, tiene importantes consecuencias de índole económica. Y es que una boda no solo trae… leer más
28 Dic 2022

Pensión Compensatoria. Qué dice el Tribunal Supremo

En un post anterior tratamos las repercusiones económicas que una pareja experimenta tras su ruptura, https://www.civilfour.com/pension-compensatoria-y-pension-de-alimentos/ , siendo nuestra intención ahora… leer más
USAMOS COOKIES

Nuestra web utiliza cookies para su correcto funcionamiento. Puedes encontrar todos los detalles en nuestra Política de cookies

AceptarRechazar